¿Cómo entender los resultados de un análisis de sangre?

Los análisis de laboratorio son herramientas útiles para apoyar al personal de salud en la evaluación de su estado como paciente.

Un examen o análisis de sangre sirve es una de las pruebas médicas más utilizadas y con mayor importancia en la práctica clínica.

Consiste en extraer una pequeña cantidad de sangre del paciente, para ser analizada en el laboratorio, donde se evalúa su concentración. Cada análisis de sangre brinda numerosos datos que el médico puede detallar y evaluar fácilmente. Lo importante es que conozcamos que si uno o varios resultados presentan asteriscos o algún tipo de señalización es porque se encuentran fuera de rango y deberán ser valorados por un personal capacitado para tomar las medidas pertinentes. Muchas veces los rangos son dados por los equipos de laboratorio y no como parte del rango internacional establecido para cada persona o grupo poblacional, es decir que aunque parezcan estar en el rango puede del todo no ser cierto de acuerdo a las metas que tengamos para el manejo de cada paciente en específico por lo cual se debe individualizar.

Por ejemplo; el hemograma se ajusta la cantidad de hemoglobina (sirve para ver si hay anemia) según la condición del paciente, género y edad, lo idóneo es un nivel superior a 12, 5 mg/dl en la gran mayoría de pacientes mayores de 2 años, sin embargo en hombres es ideal mayor a 14 mg/dl y mujeres mayor a 13 mg/dl, pero en pacientes con problemas renales o hepáticos puede existir “anemia” es decir cifras menores a 12,5 mg/dl sin que sea urgente corregirlo, al igual que los pacientes con padecimientos pulmonares en los cuales puede subir considerablemente la cantidad de hemoglobina o las personas que viven en sitios con altitudes importantes.

 

Hemograma

Nos da noción sobre alteraciones en los glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, con esta información podemos conocer si hay enfermedades como anemia, infecciones virales o bacterianas, sospechas de enfermedades genéticas como talasemias (cambios en los glóbulos rojos) o enfermedades parasitarias como la Malaria. Nos dice como están las plaquetas las cuales pueden bajar en virus como Dengue, enfermedades del hígado o enfermedades de la médula ósea como leucemias, aplasias y púrpuras. Y contamos con los leucocitos que suelen aumentar o cambiar a formas inmaduras como bandas cuando estamos ante infecciones bacteriana importantes o leucemias y descienden ante virus y algunas enfermedades medulares, al igual que con el uso de algunos fármacos.

Los cambios en morfología (forma) y coloración (hipocromía, hipercromía) refieren usualmente datos de alimentación deficiente en vitaminas como ácido fólico y hierro o pérdida de estos, o inclusive enfermedades específicas, ante este caso lo idóneo es consultar al médico para continuar un control y seguimiento.

Aumento de eosinófilos sugiere asma, alergias o parásitos intestinales, pero puede involucrar otras condiciones específicas.

 

Perfil de lípidos.

Este examen permite conocer la condición metabólica de las grasas en el organismo el colesterol “malo” LDL, el “bueno” HDL, los triglicéridos, y el riesgo cardiovascular (índice de Castelli) que proyecta el riesgo de un infarto o accidente cerebro vascular (derrame) a 10 años. Todos estos valores se enfocan según la meta de cada paciente, la edad, género, enfermedades que padece (diabetes, hipertensión, artritis, etc.) por lo cual deben ser valorados por el médico, aunque el resultado diga que están en límites normales.

Por ejemplo; los triglicéridos en un niño son deseables por debajo de 100 mg/dl, en las embarazadas no son considerados importantes exceptuando niveles superiores a 400 mg/dl pues las hormonas del embarazo los elevan, y para alguien joven y saludable se admiten hasta un máximo de 150 mg/dl no así en una persona con riesgo elevado como hipertensión o diabetes donde lo idóneo es menor a 130 mg/dl.

 

Glicemia.

La cifra aceptada internacionalmente es menos de 99 mg/dl en ayunas, menos de 200 mg/dl al azar y menos de 126 mg/dl en dos tomas control con 8 a 12 horas de ayuno, cifras superiores deben ser evaluadas como tamizaje de la diabetes y como parte del seguimiento por prediabetes para establecer si se trata de prediabetes con intolerancia a los carbohidratos (esta tiene más riesgo y debe usar medicación) o prediabetes con glicemia en ayunas alterada que supone menor riesgo y no requiere tratamiento oral como primer paso. Estas condiciones no son normales y deben ser evaluadas y dar seguimiento médico.

 

Los análisis de sangre brindan información muy importante sobre enfermedades…

…y apoyan tanto en el diagnóstico como el manejo de las enfermedades, sobre todo como parte de un seguimiento en la consulta médica pues junto con la historia clínica y el examen físico del paciente ayudan al médico a conocer qué le pasa al paciente y porqué le pasa.

Los resultados que muestran los análisis permiten valorar rangos que logran establecer o sospechar diagnósticos cuando se muestran alterados, son sensibles y confiables por lo cual son medios sencillos que permiten a los profesionales de salud conocer en un periodo corto la condición real de los pacientes sin tener que recurrir a otras pruebas.

 

En InterPharma usted siempre va a encontrar en nuestras farmacias un Farmacéutico y un Médico General dispuesto a darle una consulta.

Programe su cita, únase a nuestros planes o visítenos a su conveniencia

Abrir chat